A PIE DE BARRIO

Jardines móviles: innovación sostenible en las ciudades

¿Imaginas moverte en transporte público por tu ciudad con un jardín que viaje contigo? Esto es ya una realidad que se ha probado en algunas urbes y que, presentimos, en un futuro no muy lejano se convertirá en algo habitual. La imaginación para crear nuevos espacios verdes en las ciudades no tiene límites.

Aumentar las zonas verdes en las metrópolis es una asignatura obligatoria en la actualidad. Y cuando la tecnología se utiliza para crear un impacto positivo en el entorno, ¡bienvenida sea! Unir elementos urbanos y naturaleza es algo que ya se persigue desde hace años para mejorar las condiciones ambientales, ecológicas, de salud e imagen de la ciudad. Los huertos urbanos, los jardines verticales o las azoteas ajardinadas están dando paso a zonas verdes desplazándose por la ciudad. Se trata de instalaciones de pequeños jardines y huertos en las cubiertas de los automóviles, principalmente en autobuses. ¿No os encanta la idea? Hasta el momento se ha probado en ciudades como Barcelona, Girona y Palma de Mallorca, pero seguro que muy pronto lo veremos en otras muchas ciudades.

Os contamos cómo funciona

Se trata de una tecnología sencilla, segura y de bajo mantenimiento. Como os decíamos, pueden ser huertos o jardines. No se utiliza sustrato vegetal o tierra, sino que se construyen sobre un soporte con disoluciones minerales. Es ligero y no ensucia. El sistema es totalmente impermeable, permite la circulación del agua (aunque las plantas que normalmente se utilizan consumen muy poca agua) y no presenta peligro de desplazamiento en caso de frenada del vehículo.

¡Y todo son beneficios!, tanto para la ciudad que tanto queremos como para nosotros mismos:

  • Mejora la calidad del aire disminuyendo las emisiones de CO2 a la atmósfera, refrescando el ambiente y regulando la humedad.
  • Aumenta la biodiversidad.
  • Convierte a las ciudades en más habitables y con mayor calidad de vida para los ciudadanos, ya que puede mejorar su salud física y psicológica.
  • Incrementa la sensibilización y concienciación medioambiental entre la población.
  • Embellece el paisaje urbano, lo humaniza y acerca la ciudad a la naturaleza.
  • Atenúa el ruido.
  • Contribuye al mantenimiento isotérmico del vehículo, su temperatura en el interior se reduce debido a la alta capacidad de aislamiento de las plantas, lo que también significa que es un importante mecanismo de ahorro energético.
¡Esperemos que éste sea un proyecto que dé más frutos muy pronto!