Iniciativas

Barrios Orquestados

La música es el eje sobre el que gira este precioso proyecto que nació en Gran Canaria. Una iniciativa artística cuyo objetivo es fundamentalmente social: integrar, a través del poder de la música, a ciudadanos desfavorecidos, principalmente niños y jóvenes, en una sociedad igualitaria en oportunidades y posibilidades. ¿Quieres saber cómo ha ido creciendo y traspasando fronteras?

El alma de esta iniciativa es José Brito, compositor y director de orquesta canario, que nació y creció en el seno de una familia de músicos, lo que le marcó profundamente. Su padre formaba coros en barrios vulnerables de Las Palmas de Gran Canaria con la idea de igualar a las personas a través del canto. Bajo esta misma premisa de acercar la música a niños y jóvenes de barrios con dificultades para acceder a la cultura nació Barrios Orquestados.

Su reto es no solo formar a los chicos musicalmente, sino que se desarrollen también en el aspecto humano y hacerles sentir importantes para la sociedad, que sepan que lo son, que aprendan a colaborar, a trabajar en grupo, a respetarse y que, a través de la música, puedan mejorar sus vidas.  Para ello, trabajan con una metodología propia, creada para facilitar el acercamiento a los instrumentos musicales: comenzaron con cuerda frotada (violines, violas, violonchelos y contrabajos), poco a poco han ido ampliando a sección de viento y la idea es completar las familias de una orquesta. Todo está pensado desde el punto de vista social: no dan clases individuales, todas son en grupo. Y, además, el repertorio tiene un componente transversal muy importante: no hay ninguna obra en la que trabajen que no sea sobre temas o valores de suma importancia para la supervivencia y la convivencia del ser humano. Y todo esto de forma gratuita, lo único que pagan por ello es su implicación.

La experiencia para los alumnos está siendo increíble. Kevin, uno de los que cuenta con más proyección, comenta: “Yo lo veía como una meta imposible, pero pensaba, no voy a parar hasta que esté en esa orquesta y luego en otra, y en la filarmónica, … Y con ganas, al final lo he conseguido”.  “Este proyecto puede ayudar a muchos niños que realmente no saben que quieren dedicar la vida a esto. Yo ahora lo sé, pero antes nunca me lo había podido imaginar. Además, más allá de aprender a tocar un instrumento, también es aprender a convivir con tus compañeros, ser amigo, pasártelo bien”.

Aunque Barrios Orquestados está centrado en los más jóvenes, el proyecto alcanza a toda la familia, porque para ellos la música no entiende de géneros, ni de edades. Así, los niños también se sienten orgullosos de ver a sus padres participando. Gianluca, padre de uno de los alumnos, comenta: “A mí también me ayuda a crecer porque he visto que puedo hacer algo más que acompañar a mi hijo a una clase y recogerlo después, yo también participo, también crezco, hablo con las personas, me empapo de su cultura.”

Desde que en 2011 comenzaran con un proyecto piloto en la localidad de Tamaraceite, en estos años, Barrios Orquestados no ha parado de crecer por otros barrios de Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote. Incluso fuera de España se han llevado a cabo experiencias realmente gratificantes: por ejemplo, en Tegucigalpa han desarrollado una vivencia inolvidable que ha marcado a todos los que participaron; o en Kara Tepe, campamento de Migrantes y Refugiados en Lesbos (Grecia), donde participaron 1.500 refugiados, 350 de ellos niños.  

José Brito tiene un objetivo que le llena de ilusión: “Ojalá pudiésemos llegar a muchos más barrios y que el apoyo siga creciendo como hasta ahora. Para mí eso es el sueño, llegar a muchas más familias, generar esperanza en muchos niños y ver muchos ojos brillantes cada vez que vamos a un aula a mostrarles estos instrumentos. Eso sería el mayor regalo, poder continuar y consolidarlo”.

Al igual que ocurre en Barrios Orquestados, la música está siendo el motor del cambio en otras muchas iniciativas, como en Kópera, en el barrio madrileño de Palomeras Bajas. Incluso es el nexo de unión entre culturas, como ocurre en el Festival de Fados de Castilla y León.

Solo queda añadir: ¡Que no pare la música!  

¿conoces más iniciativas?

Haz que formen parte de FeliZiudad para que sirvan de inspiración para otros barrios.

Participa en FeliZiudad

Si tienes una iniciativa para mejorar la vida de tu barrio, este es tu sitio.

Próximamente podrás enviarnos tu proyecto.¡Permanece atento!