Iniciativas

Hortals

Te vamos a contar una iniciativa dirigida no solo a los que les encantan los huertos urbanos y tienen tiempo y paciencia para cuidarlo, sino también a todos aquellos que no pueden o no son demasiado aficionados a este tipo de actividad, pero que les gusta comer sano. Para unos y otros, en Zaragoza lleva unos años funcionando Hortals. ¡Deberías conocerlos!

¿Sabías que hortal es una palabra aragonesa que define el pequeño espacio de huerto para autoconsumo ubicado en las casas de campo? Hortals, por lo tanto, sería el conjunto de varios de esos huertos.

En Zaragoza, hace unos años que nació una red de instalaciones de huertos ecológicos sociales urbanos precisamente bajo el nombre de Hortals. Su objetivo, acercar el medio natural a la ciudad a través de la horticultura y dinámicas sociales, educativas y de desarrollo personal. Su idea no solo es fomentar la agricultura ecológica, sino también concienciar sobre la importancia de comer sano y cultivar sin la utilización de productos químicos sintéticos.

Para dar a conocer la iniciativa, los impulsores de Hortals organizaron actividades muy originales: un taller infantil de construcción de casitas u hoteles para mariquitas, insecto beneficioso para huertas y jardines ya que se alimentan de plagas; taller de semillas sobre la técnica japonesa ‘Nendo Dango’ que consiste en cubrir las semillas con arcilla para evitar que sean alimento de los animales; una plantación colectiva de tomates y una charla sobre su cultivo, degustación de verduras y productos aragoneses, … 

Actualmente, esta red dispone en la capital aragonesa de dos instalaciones que suman entre ambas unos 600 huertos urbanos de 30 y 50 metros cuadrados. En ellos, hay mucha gente que tiene alquilada una parcela y pasa tiempo cultivando y compartiendo experiencias. Pero ¿qué pasa con aquellos que no pueden o no son muy aficionados a los huertos, pero quieren disfrutar de este tipo de cultivos? Hortals también ha pensado en ellos y por eso ofrece el ‘Huerto de libre cosecha’, un espacio donde se pueden recoger las verduras y hortalizas que deseen sin necesidad de ser usuario de la huerta. Lo que recojan, lo pesan, lo pagan y se van a su casa con verduras recién cogidas del huerto ¡Así de fácil y de fresco! Un auténtico mercado al aire libre.

Ellos reconocen que el precio es un poco más elevado que en un supermercado porque tratan la verdura completando su ciclo biológico, se madura en su planta y no se utiliza ningún producto químico sintético. Y el sabor y la textura es totalmente diferente. Pero, sin duda, merece la pena, ¿no crees?

¿conoces más iniciativas?

Haz que formen parte de FeliZiudad para que sirvan de inspiración para otros barrios.

Participa en FeliZiudad

Si tienes una iniciativa para mejorar la vida de tu barrio, este es tu sitio.

Próximamente podrás enviarnos tu proyecto.¡Permanece atento!