Iniciativas

Proyecto Pobladores

Te vamos a contar una historia de amor. Amor por un barrio de Madrid que, los vecinos que llevan toda la vida viviendo allí, recuerdan como un paraíso, pero que, poco a poco se ha ido convirtiendo en un lugar olvidado. Empujados por ese amor, están haciendo lo imposible por devolverle su identidad. Es una preciosa historia que no te puedes perder.

Situado en el norte de Madrid, en un enclave privilegiado con vistas a la sierra, el Poblado Dirigido de Fuencarral guarda mucha belleza y entrañables historias en sus rincones. El barrio era en su origen un “microcosmos” del que los vecinos siempre se han sentido muy orgullosos. Algunos recuerdan con cariño: “Este era el lugar perfecto para un niño, siempre jugando, enredando, … íbamos a casa a beber agua o a por el bocata y la puerta siempre estaba abierta”. “Era nuestro poblado, casi de indios porque aquí no había puertas. La vida se hacía mucho en la calle, pero también en casa de los amigos.”

Algunos de esos primeros pobladores abandonaron el barrio, pero muchos otros permanecieron, aunque, al mismo tiempo que ellos, el barrio también iba envejeciendo. Los mercados y el colegio se fueron vaciando, el centro de salud se cerró y se trasladó al pueblo de Fuencarral, aumentó la suciedad y se descuidaron los árboles y las aceras. Y el barrio entró en una espiral de dejadez y abandono. Durante muchos años fue un lugar olvidado por instituciones y organismos oficiales, de manera que la mayoría de las mejoras que se hacían partían de iniciativas vecinales. Con sus manos, sus propias herramientas y mucho amor por el barrio, consiguieron plantar árboles, hacer rampas para que se pudiera pasar con el carro de la compra, …  

Pero el barrio seguía perdiendo su esencia: de tres mercados con un total de casi 50 comercios funcionando, pasaron a que tan solo 7 mantuvieran sus puertas abiertas. Cuando los vecinos hablan del barrio, hablan de los árboles, los pájaros, la tranquilidad; un lugar precioso, verde, bien comunicado, peatonal, pero totalmente abandonado y sin calor humano.

En 2011 una vecina que amaba el barrio creó en Facebook la página del Poblado Dirigido de Fuencarral. Ese fue el momento en que todo se empezó a mover. Pero en 2015 ocurrió algo más. Dos iniciativas paralelas activaron un movimiento vecinal. Por un lado, Rebeca, estudiante de Arquitectura en Alcalá de Henares, desarrollaba su Proyecto de Fin de Carrera utilizando como tema el barrio. Empatizó con los vecinos y se empezaron a remover conciencias.  Por otro, Raquel, arquitecta y vecina del barrio, reunió a antiguos y nuevos vecinos y planteó al Colegio de Arquitectos la posibilidad de convocar un concurso de ideas para la rehabilitación del barrio. Así, los dos movimientos unieron sus fuerzas dando como resultado la Plataforma Proyecto Pobladores.

Desde entonces, trabajan para devolver al Poblado Dirigido de Fuencarral la vida y el esplendor que tuvo en otras épocas: reclaman servicios, la rehabilitación de los mercados para lograr su reapertura, … Algunas de sus ideas para no perder los mercados pasa por talleres, actividades sociales y grupales, deporte, locales comerciales, puntos de intercambio de productos artesanos, …

Maravillosa historia, ¿verdad? Y, ¿sabes lo mejor y más importante que siguen intentando mantener? Pasear por la calle y seguir saludando a la gente.

¿conoces más iniciativas?

Haz que formen parte de FeliZiudad para que sirvan de inspiración para otros barrios.

Participa en FeliZiudad

Si tienes una iniciativa para mejorar la vida de tu barrio, este es tu sitio.

Próximamente podrás enviarnos tu proyecto.¡Permanece atento!